12 julio, 2024

El negocio del fútbol mexicano en Estados Unidos

El pasado 15 de octubre, América y Chivas, los dos equipos más populares de México volvieron a disputar un clásico nacional, ahora en condiciones de amistoso y jugandose en tierras estadounidenses.

Por Carlos Borchardt de Operación Campeones

Con el parón de selecciones en fecha FIFA, los equipos de la liga mx aprovechan para tener también sus giras “moleras” por Estados Unidos y ofrecerles un poco de espectaculo a los paisanos aficionados que no siempre tienen la oportunidad de disfrutar de sus amados conjuntos de toda la vida.

Las Chivas y el América no podían dejar pasar el tiempo sin visitar a sus aficionados, quienes a pesar de ser un amistoso, llegaron y llenaron el Rose Bowl Arena en California con más 80 mil personas, prácticamente dejando alrededor de un cinco por ciento del estadio mundialista sin vender además de, claro, que la grandeza de estos dos, está presente más allá de los límites mexicanos.

Con doblete de Julián Quiñones, el clásico terminó con una victoria para las águilas quienes bajaron de su nube a las Chivas, que venían de pegarle al Atlas hace apenas una semana en la Liga MX.

Ante esta situación de notable éxito, el debate ha surgido entre aficionados, periodistas y gente metida en el balonpie nacional dando la pregunta: ¿Debería el fútbol mexicano considerar tener partidos oficiales en Estados Unidos?

Poniendo todo en contexto, este tipo de propuesta no parece descabellada, más con las cifras que alcanzaron a poner al clásico nacional amistoso como el segundo evento con más afición deportiva en la historia de los Estados Unidos (esto sin contemplar a equipos locales) solamente por debajo de un amistoso entre el Real Madrid y Manchester United en el 2014, que consiguió meter a más de 107 mil personas en el mismo recinto, un dato solo para dimensionar la capacidad de atracción de los dos grandes mexicanos, quienes tal vez por ese lado pinten como una opción increíble el jugar en estas tierras partidos más importantes para el fútbol nacional.

Junto a estos partidos de clubes, se le unen los ya conocidos tours de la selección nacional mexicana, que básicamente juega de local cada que va al norte y generan aproximadamente 9 millones de dólares por partido disputado, una cantidad muy difícil de evitar para los altos mandos de la federación.

Los equipos mexicanos si tienen trascendencia fuera del país y más en los recintos estadounidenses, que se pueden catalogar como nuestra segunda casa, hablando del fútbol, pero hay que dudar mucho si la mayoría de equipos podrían realizar este tipo de entradas o al menos cercanas a lo que logran recaudar tanto Guadalajara o el América como la Selección Mexicana.

Entre las cosas que podrían complicar que este negociazo se dé, se encuentran situaciones como más bajas al nivel deportivo, las lesiones, los gastos de viaje, el poco entendimiento o pasión a equipos que regularmente no juegan en Estados Unidos, entre muchas más trabas que principalmente aficionados podrían poner.

Aunque no debería sorprendernos que con tantas Leagues Cup, partidos amistosos, relaciones y envolvimiento dentro del país americano, esta ya sea casi una realidad para los clubes mexicanos que en los próximos años busquen ampliar el espectáculo hacia otros públicos.

https://telemax.com.mx/2023/10/18/el-negocio-del-futbol-mexicano-en-estados-unidos/