22 mayo, 2024

México lidera a la OCDE en alza salarial; revierte baja en poder adquisitivo

México es el miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con mayor incremento a los salarios mínimos entre diciembre de 2020 y mayo pasado.

De acuerdo con el análisis Perspectivas del Empleo de la OCDE 2023, en nuestro país el aumento real de este ingreso fue de 43.6%, mientras que en los demás integrantes del bloque fue de apenas 2.3 por ciento.

“Esto refleja el compromiso de México de abordar la pérdida de poder adquisitivo que sufrieron los trabajadores que recibían el salario mínimo desde la década de 1970 hasta 2021”, indicó.

Dichos avances, destacó, se ven facilitados por el marco regulatorio de México, que exige una revisión anual de los salarios mínimos a implementar, además de que el incremento de esta percepción se mantiene al ritmo de la inflación.

Para apoyar aún más a los trabajadores, la OCDE plantea que los gobiernos pueden brindarles apoyo directo a través del sistema de impuestos y beneficios para elevar los recursos netos de los hogares de bajos ingresos.

2.6 por ciento es la perspectiva de crecimiento que la OCDE espera para México este año; para 2024 esta tasa sería de 2.1 por ciento.
México lidera mejoría del poder adquisitivo
El aumento en el minisalario ha sido muy superior a la inflación y ha compensado parcialmente su rezago histórico.

Los salarios mínimos en México no sólo se mantienen al ritmo de la inflación, sino que también aumentan en términos reales y en contraste con el modesto aumento del 2.3 % en los salarios mínimos reales en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) entre diciembre de 2020 y mayo de 2023, México ha sido testigo de un alza del 43.6%, lo que lo ubica como el país con el mayor incremento dentro de los países integrantes de esa organización, según el análisis Perspectivas del empleo de la OCDE 2023.

De acuerdo con el documento “esto refleja el compromiso de México de abordar la pérdida de poder adquisitivo que sufrieron los trabajadores que recibían el salario mínimo desde la década de 1970 hasta 2021. Dichos avances se ven facilitados por el marco regulatorio de México, que exige una revisión anual de los salarios mínimos a implementar dentro de un mes a partir de la revisión”.

Agrega que “los salarios mínimos en México no sólo se mantienen al ritmo de la inflación, sino que también aumentan en términos reales”.

Se reconoce que, en promedio, los salarios reales cayeron un 3.8% en el primer trimestre de 2023 respecto al año anterior entre los 34 países de la OCDE con datos disponibles. La pérdida de poder adquisitivo es particularmente compleja para los hogares de bajos ingresos, ya que tienen menor capacidad para hacer frente a los aumentos de precios mediante ahorros o préstamos.

Detalla que México experimentó una disminución significativa de 1.0% en los salarios reales por hora del primer trimestre de 2022 al primer trimestre de 2023. En comparación, Estados Unidos experimentó una disminución levemente menor del 0.7%, mientras que Canadá enfrentó una disminución más significativa del 2.0 por ciento.

Sin embargo, durante el periodo acumulado del cuarto trimestre de 2019 al cuarto trimestre de 2022, México presentó un desempeño más sólido, superando a sus vecinos de América del Norte, con solo una disminución del 0.3% en los salarios reales por hora en comparación con sus caídas de más del 2.0%, lo que refleja los esfuerzos de México para contrarrestar los retos que plantea la alta inflación.

Observa que las diferencias salariales entre trabajadores con distintos niveles educativos se han reducido, dado que los trabajadores con menor nivel educativo pertenecen al único grupo que ha experimentado un crecimiento del salario real entre el cuarto trimestre de 2019 y el cuarto trimestre de 2022. Por el contrario, los salarios han aumentado de manera más significativa para los trabajadores en ocupaciones con salarios altos en comparación con los de bajos salarios.

En tal contexto interpreta que, los salarios mínimos y la negociación colectiva pueden ayudar a mitigar las pérdidas en el poder adquisitivo y garantizar una distribución justa del coste de la inflación entre las empresas y los trabajadores, evitando al mismo tiempo una espiral de precios y salarios.

En promedio, entre los países de la OCDE, los salarios mínimos legales han aumentado significativamente en los últimos dos años, y esto ha permitido que los salarios mínimos reales se mantengan al ritmo de la inflación mejor que los salarios promedio. La evidencia sugiere que hay espacio para que las ganancias absorban aumentos adicionales en los salarios, al menos para los trabajadores con salarios bajos. Los gobiernos también pueden brindar apoyo directo a través del sistema de impuestos y beneficios para elevar los recursos netos de los hogares de bajos ingresos.

Avance en el empleo

En materia de empleo, en el documento de la OCDE se detalla que la tasa de desempleo en México ha mantenido una disminución constante desde que alcanzó un máximo de 5.5 % en junio de 2020. Para mayo de 2023, se redujo a 3.0%, por debajo de su nivel previo a la pandemia de 3.2% en diciembre de 2019.

Tal disminución refleja la recuperación del mercado laboral observada en la mayoría de los países de la OCDE. Del mismo modo, la tasa de empleo se recuperó y se situó en el 63.8% en el primer trimestre de 2023, casi 1.5 puntos porcentuales por encima de su nivel previo a la pandemia.

De esta forma, México ha logrado reabsorber con éxito el aumento de la inactividad inducido por la crisis de covid-19.

La tasa de inactividad cayó al 34.3% en el primer trimestre de 2023, 1.4 puntos porcentuales menos que en el primer trimestre de 2022 y por debajo del nivel anterior a la pandemia, 35.3%. Esta tendencia fue impulsada por las mujeres, cuya tasa de inactividad cayó 2.3 puntos porcentuales hasta el 48,7% en ese periodo. Este patrón diferencial señala una recuperación prometedora en la participación de la fuerza laboral femenina con el potencial de nuevos avances.

La recuperación del mercado laboral puede alinearse con la recuperación gradual de la actividad económica. Se proyecta que el crecimiento del PIB real de México se desacelerará de 3.1% en 2022 a 2.6% en 2023, con una disminución adicional a 2.1% en 2024.

Sin embargo, estas estimaciones dependen en gran medida del ritmo de desaceleración de la economía estadunidense, particularmente dentro de su sector industrial, ya que esto podría impactar directamente la demanda externa de México.

Por lo anterior, en las perspectivas de la OCDE se advierte que “en consecuencia, se prevé que el desempleo abierto vuelva a una tasa de 3.2% para 2024”.

https://megavision.tv/mexico-lidera-a-la-ocde-en-alza-salarial-revierte-baja-en-poder-adquisitivo/